Historia

La historia en esta tierra se inicia ya en el Neolítico cuando, después de las últimas glaciaciones, los habitantes de la costa van dominando las alturas de los Picos de Europa. Desde entonces, la vida ya no se va a interrumpir en el territorio.

Pueblos diversos de origen indoeuropeo se irán mezclando a lo largo de los siglos con los primeros habitantes, hasta entrar en la historia escrita con la llegada de las Legiones de Roma, que intentarán conquistar estos pueblos, objetivo en realidad nunca del todo conseguido. Las guerras de Cántabros y Astures contra Roma forjarán una página en la que historia de funde con la leyenda.

Historia

Así seguirá esta tierra, navegando entre lo conocido y lo imaginario, entre los documentos y las tradiciones orales, hasta conformar un territorio envuelto en las brumas de un reino medieval cuyos habitantes se enfrentarán al poder del Emir de Córdoba. Conquistarán sus tierras, repoblarán media España y desaparecerán para envolverse de nuevo en las nieblas de los Picos de Europa, para trabajar y vivir en este pequeño reino escondido, solamente descubierto por los viajeros curiosos ya entrado el siglo XX.

Durante generaciones, Onís habrá vivido bajo sus propias leyes y su propia cultura, orgulloso de su originalidad, de sus tradiciones, de su pasado. El resultado final podemos admirarlo hoy en una forma de vida perfectamente adaptada al medio en el que se ha desarrollado.

Muestra clara de este respeto al medio es el grupo humano de los Pastores de los Picos de Europa. Este colectivo humano es el auténtico señor de estas cumbres, quien las ha cuidado y trabajado hasta darles el aspecto paradisiaco que hoy tienen.

Historia 2

Quien les ha dado leyes justas y las ha defendido contra todos quienes han pretendido quitárselas a lo largo de los siglos, quienes en la actualidad continúan defendiéndolas y mimándolas, junto a su cultura, auténtico patrimonio de esta tierra.

Esta defensa y conservación del patrimonio y valores de esta tierra, les hizo merecedores en 1994 del Premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar.