Estas en:

Los ganaderos alertan de un repunte en los ataques del lobo en los Picos

Los lobos no dan tregua en el Parque Nacional de los Picos de Europa y sus alrededores. Si hace unos días eran varios ganaderos y pastores de diferentes localidades canguesas quienes daban la voz de alarma al perder a varias cabezas de ganado menor a causa de los cánidos, ahora son los profesionales de Amieva quienes alertan de un repunte en los ataques, esta vez sobre ejemplares de ganado mayor. La última afectada era, este mismo lunes, María Isabel Barredo de Diego, ganadera de la localidad de Amieva, en el concejo del mismo nombre, quien, tras un brutal ataque en el que sospecha que participó más de un lobo, perdía dos novillas, mientras otras dos resultaban heridas de gravedad. «Era por la tarde cuando, de pronto, bajaron unas nueve o diez becerras muy exaltadas», relataba ayer el hijo de María Isabel, Adrián Caso Barreda. Los animales, explicó, se encontraban en la zona de Tornos, en el interior del Parque Nacional de los Picos de Europa. «Debieron atacarlas varios lobos, porque bajaron varias y no había forma de echarles mano, estaban muy nerviosas», apuntó.

Como consecuencia del ataque, una de las novillas sufrió importantes heridas en una oreja, que le quedó «prácticamente colgando», mientras que otra presenta dentelladas en el cuello y una tercera tiene una pata muy hinchada y dolorida, «seguramente de alguna caída contra la peña mientras huía, porque están todas llenas de magulladuras», indicó el joven. Pese a recibir tratamiento, la novilla herida en la oreja aparecía ayer por la mañana muerta en la cuadra, «a causa de la infección». A esta baja se suma la de un cuarto ejemplar que no aparecía desde el lunes y al que ayer al mediodía encontró María Isabel Barredo completamente devorado. «Solamente quedaba la cabeza y poco más», lamentó.

Más información: www.elcomercio.es, L. Ramos/G. Pomarada

Imágenes

La novilla muerta en Amieva como consecuencia de la infección provocada por los mordiscos_E. C