Estas en:

Visor de contenido web Visor de contenido web

Menos fraude en los quesos

Un joven productor de queso Gamonéu trabaja en la elaboración de este alimento_NEL ACEBALlLas copias son unos elementos que están a primera orden del día en el mundo de las primeras marcas y el mercado de los quesos no es ajeno a ellas. Para ponerles freno los consejos reguladores de las principales variedades del Oriente -Gamonéu y Cabrales- luchan para evitar estos intrusismos que, además de quitarles ventas, hacen un uso fraudulento de su nombre. Poco a poco van ganando la batalla aunque hay dos frentes diferenciados: el regional, donde a los consejos reguladores les es más sencillo detectar estos peculiares intrusos; y el estatal, donde la falta de medios hace que sea más difícil ejercer un control sobre el nombre de la marca y los estafadores tienen más margen de actuación.

El presidente del Consejo Regulador del Queso Gamonéu, Gerardo Niembro, afirma que en los últimos tiempos «ha bajado el fraude». Según asegura, a día de hoy «un 20%» de las ventas totales de este producto corresponden a queso que no cumple los requisitos de calidad y elaboración necesarios para poder ostentar esta denominación, mientras que hace tan sólo 4 años el 40% del queso que se despachaba en los puntos de venta como Gamonéu no cumplía los parámetros recogidos por el Consejo Regulador.

Niembro explica que uno de los mecanismos habituales que utilizan los falsos elaboradores es tratar quesos azules de fábrica para hacerlos pasar como si fueran Gamonéu. «Hay quien inyecta penicilium a los quesos para hacerlos pasar por Gamonéu como se hace con el queso roquefort francés. La diferencia con el Gamonéu original es que este hongo entra en el queso a su voluntad y de fuera a dentro cuando madura en la cueva», mientras que de la manera fraudulenta este proceso es provocado por la acción del hombre, señala el presidente del Consejo Regulador, quien apunta que «es más fácil de copiar nuestro queso cuando es joven que cuando ya ha madurado. Lo mismo pasa con el Cabrales».

Para que el consumidor no caiga en engaños, el Consejo Regulador del Gamonéu imprime en la corteza de cada pieza el día y el mes en el que se ha elaborado ese queso ya que desde este organismo se considera que es un mecanismo difícil de imitar. También se anuncia su intención de desarrollar una campaña informativa tanto en los medios de comunicación como con paneles informativos en los puntos de venta que ayuden a los consumidores a distinguir el Gamonéu original del falso. «Se trata de que no les den gato por liebre», recalca Gerardo Niembro.

Falsificación de etiquetas
En lo que respecta al queso Cabrales, desde el Consejo Regulador se asegura que el fraude, dentro del territorio asturiano, «está controlado». «Fuera de la región sí que existe ese problema. De hecho hay unos quesos que se venden con la etiqueta de cabraliego y hasta falsificaciones de contraetiquetas del Consejo Regulador. Estos casos ya están denunciados», señala Isabel Marcos, integrante de este organismo. También asegura que «en algunos mercados juegan a la confusión al vender otros quesos envueltos en hojas como si fuese Cabrales. Esto se da especialmente fuera de Asturias».

José Bada, presidente del Consejo Regulador del Queso Cabrales, añade que también saben de la existencia de fraude al utilizar el nombre de Cabrales a la hora de preparar salsas o patés que contengan este queso entre sus ingredientes. «Es muy difícil saber cuánto queso fraudulento hay en el mercado. No podemos ir restaurante por restaurante comprobándolo y ya se sabe que los sabores se disfrazan en la cocina», explica Bada, quien, recalca que estos falsos Cabrales «no hacen mucho daño a la Denominación de Origen porque no quitan ventas a los productores».

Por último, el queso de los Beyos no padece en la actualidad problemas de falsificaciones. «Hubo un tiempo en que los hubo pero desde hace años no hemos detectado más fraudes», garantiza Marino González, presidente de la Asociación de Elaboradores de este producto que tiene en marcha los trámites para hacer oficial la Identificación Geográfica Protegida (IGP) 'Queso de los Beyos'. «El pasado día 10 enviamos al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino la documentación que nos había solicitado», recuerda González. Si los plazos previstos se cumplen el próximo otoño la Unión Europea dará oficialidad a esta etiqueta de calidad.

Enlaces relacionados

Fuente: www.elcomercio.es, Terry Basterra