Benia a pico Hibéu

Desde Benia, se sale hacia la carretera del Pedroso, tras casi 2 kilómetros se llega a la altura de un puente de barandillas amarillas donde una señal indica el comienzo del itinerario. Se toma una pista que asciende ligeramente, debe de continuarse siempre por el camino principal sin atender a las desviaciones que aparecen. Seguimos subiendo el camino entre un pequeño bosque de robles y castaños hasta llegar a la altura de una torre de tendido eléctrico, en este punto se observa como la vegetación ha pasado a estar compuesta sobre todo por brezos. Avanzamos entre las rocas hasta tomar un sendero que lleva hasta un pequeño collao, este lugar se conoce como “Jorcau Posadoriu”.

Desde este punto debe de seguirse el sendero que asciende entre unas rocas para luego desviarse a la derecha, hay que procurar seguir el sendero principal. A la altura de una pequeña riega hay que desviarse a la izquierda, y tras un ligero ascenso ya puede divisarse el Hibéu y el sendero que discurre a la izquierda y que lleva a la cima. En este momento nos encontramos en las Llanas del Hibéu o de la Rebourdiana. Tomando este sendero se llega al Jorcaín de los claveles para después iniciar el ascenso girando a la derecha. Desde la cumbre puede disfrutarse de una inigualable vista de la costa llanisca y de los Picos de Europa con la Peña Santa al fondo. El regreso puede efectuarse por el mismo lugar o bien desviarse en las Llanas tomando un sendero que sale a la izquierda y que desciende luego hasta llegar a la pista que baja por un desvío a la derecha hasta el Pedroso. Desde aquí se desciende por un camino hormigonado hasta la carretera que lleva a Benia si nos dirigimos a la derecha o al Pedroso y la Robellada si nos desviamos a la izquierda.
 

Imagen de la Ruta de Benia al Picu Hibéu